La terraza es ese espacio que todos buscamos con el buen tiempo. Cuando vamos a un restaurante, nos gusta estar al aire libre y disfrutar de un buen ambiente.

La forma en la que nos mostramos al atender a nuestros clientes es un escaparate para el público que pasa por la calle. Trabajamos de cara al público, de cara al cliente que consume y al que puede sentarse a consumir, y una terraza ayuda a sumar. Aumenta nuestros ingresos al aumentar la superficie de ocupación de nuestros locales, con el mejor de los escaparates “¿nos sentamos aquí?”

Afortunadamente para nuestros negocios, en nuestro país nos gusta la calle, compartir el espacio, reunirnos y celebrar.

Así como el verano nos obliga a disponer de medios que faciliten el confort de nuestras terrazas, ¿qué pasa cuando llega el mal tiempo? ¿Cómo podemos prolongar el uso de nuestra terraza?

Está demostrado que las personas buscamos la luz. Podemos tener bajas temperaturas pero nos apetece estar en contacto con la luz, ya sea en espacios muy abiertos o en espacios más confinados pero en el exterior. Necesitamos terrazas que atraigan a clientes, para que se sientan confortables durante el otoño y el invierno.

¿Cómo hacer cómodo nuestro espacio de exterior?

Para esto, debemos plantearnos algunas reflexiones:

  • ¿Qué te planteas como espacio de exterior? ¿un espacio muy confinado con una estructura rígida o una estructura más flexible con cortavientos o sistemas con los que puedas facilitar la ventilación? Si la terraza es totalmente cerrada seguramente no llegarás al público fumador, por lo que optarás por espacios con cierto grado de ventilación.
  • ¿Qué sistemas existen en el mercado que me permitan cierta flexibilidad para adaptarme fácilmente al nivel de ocupación de cada día?
  • ¿Con qué energía climatizo este espacio? ¿Es necesaria una instalación compleja? ¿Qué costes tiene?
  • ¿Qué hago con la instalación cuando llega el buen tiempo?

Existen básicamente dos energías para calefactar un espacio de exterior.

Con electricidad tienes que tener instalación fija, y eso de tener cables por el suelo entraña siempre riesgos, no sólo tropezar con ellos, sino porque es sabido que la electricidad y el agua no se llevan bien.

Si te planteas una terraza cerrada, la bomba de calor (frio y calor) te garantiza climatizar todo el año, pero tu terraza será una prolongación de tu local y la ley antitabaco dejará fuera a un cierto número de clientes. Pero si es ventilada, la opción son pantallas térmicas de infrarrojos cuya radiación no calienta el aire sino que calienta a las personas y los objetos, lo que da una sensación de confort muy apreciable, siempre que las pantallas estén bien ubicadas. Si optas por pantallas eléctricas tendrás que hacer una instalación fija (inversión), incrementar tu potencia contratada (coste fijo) y aumentará tu consumo de electricidad (coste variable).

La otra forma de climatizar tu espacio es con sistemas de radiación infrarroja con aparatos a gas. Las tradicionales “setas” que todos conocemos pero que han mejorado mucho en cuanto a eficiencia, y variedad en la oferta de diferentes modelos para diferentes necesidades.

Propuesta Repsol

Te presentamos una propuesta de la mano de Repsol, en la que te presentan diferentes opciones para darte el servicio que necesites: te alquilan los aparatos a gas, o te los venden, y pueden incluir servicios de mantenimiento y custodia antes y después de la temporada o se hacen cargo con diferentes contraprestaciones si ya dispones de aparatos. Siempre te van a asesorar sobre dónde colocarlos y cómo utilizarlos. Puedes consultar un pequeña muestra de los tipos de aparatos del mercado haciendo clic aquí.

Nos parece interesante traerte esta propuesta porque hemos descubierto que facilitan la actividad sea cual sea el tipo y forma de tu terraza y puedes, en cada temporada, probar la fórmula que más te convenga. Llevan impulsando esta iniciativa en los últimos años con un gran éxito. Siempre contarás con los últimos aparatos que ofrezca el mercado y que mejor se adapten a tu negocio, siempre funcionando.

Para más información puedes ponerte en contacto con Repsol en el 901 100 125 o enviar un email a horecaglp@repsol.com.

La decisión es sólo tuya.