Ser camarera o camarero es todo un arte. De hecho, por razones más que evidentes, es uno de los perfiles más importantes de la gestión de restaurantes. En un artículo anterior, hablamos sobre las características del camarero perfecto, en esta oportunidad entramos de lleno en la titánica faena de servir a los clientes, y resumimos las 20 cosas más evidentes que es ideal que todo camarero sepa y aplique en su desempeño.

¡Que empiece el conteo!

ElTenedor - 20 cosas que todo camarero necesita saber en gestión de restaurantes

1 – La gestión de un restaurante es como un teatro con una gran puesta en escena. Así que una de las mayores virtudes de un buen camarero o camarera sin duda, es la capacidad de actuar, sí de actuar, sonreír y mostrar que la faena es divertida y amena, aunque no lo sea tanto. De hecho, es una de las mejores formas de ganarse a los clientes y hacer que todo funcione.

2 – Contar con unos zapatos cómodos y antiresbalantes es simplemente fundamental. Es una herramienta de trabajo que mientras mejor calidad tenga, más facilitará la jornada y podrá salvar al camarero más de una vez de cualquier accidente.

3 – Si llegan clientes solos, nunca hacer la incómoda pregunta de “¿Espera a alguien más?”. Es mejor preguntar si tiene una reserva o directamente si le gustaría sentarse en la barra o mostrarle una mesa de 2.

4 – Es muy importante que el camarero conozca cuáles son los platos que no hay en cada servicio, para poder comunicarlo a tiempo a los clientes y evitar frustraciones.

5 – Cuando el camarero viene a hacer el pedido, la mayoría de las veces los clientes aún no se han decidido por completo.Tener esto presente evita molestias. Paciencia y más paciencia es la fórmula.

6 – Y cuando se trata de familias, es bastante probable que los niños también quieran ordenar y hacer sus pedidos, pero obviamente no lo harán tan rápida y específicamente como sus padres. De nuevo, paciencia y una sonrisa será la actitud correcta.

7 – Muchos clientes no escuchan con atención cuando el camarero les está explicando los ingredientes y método de cocción de los platos, o no lo entienden a la primera. Por lo que el camarero o camarera, tiene que estar dispuesto a repetir la información probablemente más de una vez.

8 – Ante la típica pregunta Cuál plato está mejor, nunca se debe responder no lo sé o “todos”, pues el cliente realmente espera un consejo o sugerencia, y que el camarero conozca la oferta. En el caso de no haber probado los platos, es mejor responder con un “voy a consultarlo” y preguntar en la cocina. En gestión de restaurante es vital tener siempre una respuesta asertiva.

9 – Todo plato con descuento sabe mejor.Si el camarero tiene esto presente, sabrá vender los platos más rentables y aumentar las ganancias. Por ejemplo, el restaurante tiene un plato estrella en la carta a 12 euros, y también está incluido en un menú de 20 euros. El camarero puede ayudar al cliente a elegir el menú y así venderlo con mayor seguridad.

10 – Cuando un cliente dice que es alérgico a un producto no siempre es exactamente así. A veces algunos clientes no digieren bien ciertos alimentos y le dirán al camarero que son alérgicos a estos. Es por ello que es muy importante que el camarero se asegure del grado y tipo de alergia, para confirmar qué tipo de cuidados requerirán los platos de estos clientes.

11 – Los aperitivos, entrantes y postres, siempre es mejor servirlos todos juntos. Es más adecuado servir por ejemplo 3 entrantes que se hayan pedido todos juntos, aunque haya que esperar a que salgan todos de la cocina, que en tiempos distintos, ya que por lo general los clientes se sienten más cómodos de esta manera, al igual que querrán comer los postres juntos, cuando todos los comensales hayan acabado con la comida.

12 – Es muy importante no tocar con los dedos los bordes de los vasos. Parece una obviedad, pero muchas veces por la sobrecarga de trabajo, el camarero sirve una bebida de esta manera incorrecta, que por higiene podría ser devuelta por el cliente. Es mejor evitar esta situación a toda costa.

13 – Cuidado con interrumpir a los clientes en medio de una conversación.En estos casos, siempre es más aconsejable esperar hasta que el cliente le den la palabra al camarero. No sólo es educación sino también es una cortesía muy valorada por los comensales.

14 –  Muchos clientes van con prisas, muchos, por lo que si el camarero se encuentra con platos en ambas manos, atravesando un pasillo, ha de estar preparado para que igualmente los clientes lo llamen de todas las formas posibles, silbando, moviendo las manos, aunque vean que está ocupado. Es vital tener muy clara las prioridades y saber cómo asentir amablemente, pero en ningún caso desesperarse para atenderlos a todos.

15 – Siguiendo con el punto anterior, es importante recordar que a ningún cliente le gusta esperar, por lo que hay que entender que los clientes que hacen fila en la entrada para ser sentados, por lo general se pondrán nerviosos, perderán la paciencia o incluso se pondrán agresivos. Ante esto lo mejor es que los camareros tengan una política de atención especial, donde les sirvan aperitivos para hacer mejor la espera, tengan frases preestablecidas para animarlos, etc.

16 – Un camarero no debe retirar un plato vacío si no se le ha pedido y los otros clientes no han terminado. Siempre es mejor esperar, ya que en la mayoría de los casos, puede quedar en evidencia que este comensal ha terminado antes y ser incómodo.

17 – Si el cliente pide retirar un plato lleno de comida, es fundamental que el camarero pregunte amablemente por qué no estuvo a la altura de sus expectativas. Es un gesto honesto para con los clientes y también una gran oportunidad para mejorar en gestión de restaurantes.

18 – Y cuando un cliente da un consejo o sugerencia para mejorar, lo ideal es simplemente dar las gracias y comunicarle que su comentario será tomado en cuenta, sin extenderse en explicaciones o excusas.

19 – Crece el pago compartido y con tarjeta o dispositivos móviles, por lo que es muy útil que cuando un cliente pida pagar la cuenta, el camarero pregunte cómo va a efectuar el pago, si necesitan una cuenta compartida, entre cuántos, y si hay pago electrónico, para preparar todo al volver y ganar tiempo.

20 – A pesar de que pueda ser evidente, muchos clientes no son conscientes del tiempo que llevan en el restaurante, y es más habitual que se queden sentados sin consumir haciendo sobremesa, que se levanten al terminar. Es por ello que es importante que el camarero o camarera, sepa preguntarles amablemente si desean algo más y comunicarles, en el caso de que dobléis mesas, que su tiempo en el local ha terminado.

En la gestión de restaurantes hay tantas variables a considerar, que siempre se agradece conocer aspectos como éstos que marcan la diferencia.  Si en vuestra sala y durante vuestros servicios, tenéis presente estos 20 consejos, seguramente ya estaréis viendo los resultados: clientes bien atendidos y especialmente camareros y camareras haciendo su labor de forma más fluida y armónica. ¡Salud!