En marketing para restaurantes una tendencia que parece haber llegado para quedarse es la especialización. Consiste en basar la carta en un producto estrella y fidelizar de una forma más directa. Responde a los cambios en los hábitos de consumo de los clientes, quienes están cada vez más interesados en vivir nuevas experiencias gastronómicas.

La pizza ha tenido un trono en restaurantes monoproducto, pero… ¿qué pasa si los protagonistas son otros como el queso o el chocolate? Que los amantes de estos productos, se convierten en clientes fijos y en prescriptores de las bondades del restaurante. Un modelo de negocio que también permite:

  • Ahorrar en equipamiento, materia prima y gestionar menos proveedores.
  • Utilizar el producto estrella como concepto en la decoración del restaurante, lo cual es ideal para crear un espacio original y atraer nuevos clientes como un imán.

¿Y los clientes que rechazan el producto? Lo más probable es que no estén interesados en el restaurante, pero esto puede transformarse en una oportunidad, si se concentran los esfuerzos en invitarles creativamente a probar las variaciones del producto y en fomentar que los amantes de estos alimentos lo recomienden a sus amigos y familiares.

Echemos un vistazo a restaurantes especializados:

Huevos

  • La yema de un huevo rompiéndose es una imagen provocativa. En el restaurante L’Eggs en Barcelona lo saben, por eso la muestran recurrentemente en su página de Facebook. L’Eggs es el local del chef Paco Pérez quien prepara variaciones de platos con el huevo como principal ingrediente. Una creativa especialización con la que ha llamado la atención, ganando buena publicidad espontánea en medios.

Manzanas

  • París ha sido una de las ciudades de Europa donde más ha triunfado la “Monomanía”. Guarda relación con la tendencia en estas regiones de sacarle provecho a los productos de cercanía. Como el restaurante Pomze, donde la manzana está por todas partes, en su decoración, en su carta y por supuesto en su filosofía de empresa. Como restaurante especializado, es bastante emblemático en París.

Albóndigas

  • En Milán Italia, el restaurante The Meatball Family triunfa gracias a las albóndigas. En su carta hay más de 12 recetas diferentes, entre las que destaca L’Eccezziunale, una degustación de 8 albóndigas, de ternera, pescado y vegetales, con distintas salsas e ingredientes. Una oferta golosa y tentadora a la que sacan jugo en el marketing de sus redes sociales. En sus publicaciones de Facebook promocionan los comentarios positivos que reciben en TripAdvisor.

Hummus 

  • El hummus, crema a base de garbanzos popular en el mundo árabe, está viviendo un momento de expansión en Europa. Cada vez es más fácil encontrarlo como entrante en diversos restaurantes. De hecho en Madrid, es posible encontrarlo como el rey de la oferta gastronómica de La Hummusería, local donde los amantes de este producto pueden saciarse con las combinaciones de platos que ofrecen. En sus publicaciones de Facebook lo homenajean para fidelizar clientes.

Aves

  • El Bistró de hermosas aves” es el eslogan de Le Coq rico,  restaurante del chef Antoine Westermann, ubicado en París, donde preparan recetas a base de gallo, gallina, pollo, pavo, pato y demás aves de corral. Lo especial es que lo aprovechan todo, sirviendo platos con alas o gelatinas a base de huesos. Hace poco abrieron otro local en Nueva York, y en su página de Facebook, abundan los artículos donde lo reseñan. En marketing para restaurantes esto es hacerlo bien.

Quesos 

  • Un restaurante que comenzó siendo una tienda de quesos, luego pasó a ser un local gourmet donde catarlos y comprarlos y finalmente se convirtió en un templo de este producto, es el Poncelet Cheese Bar en Madrid. Su carta cuenta con más de 150 variedades y distintas recetas originales con queso, lo cual les garantiza una clientela fiel que vuelve para probarlas todas. Y es que ¿Cómo no triunfaría una campaña de marketing para restaurantes cuya imagen de marca es queso fundido?

Chocolate

  • Otro producto irresistible es el chocolate. No sólo como golosina sino también como ingrediente en platos de la gastronomía más moderna. Así lo hacen en el Raus Schokoladen restaurant de Berlín, donde prácticamente todos sus platos contienen cacao. En su carta indican la denominación de origen y el porcentaje de cacao puro que contienen sus recetas. Con esta especialización, se han mantenido en el puesto 6 de restaurantes anunciados en TripAdvisor en esa ciudad.

En definitiva, ser monoproducto representa una gran estrategia de marketing para restaurantes que buscan diferenciarse de la infinita oferta del sector. También es la oportunidad de desarrollar un modelo de negocio con una estructura más “simple” y con mayor margen de beneficios. Aunque por supuesto, todo dependerá de la calidad que finalmente se ofrezca a los clientes.

Si te animaras a especializarte… ¿Qué producto escogerías?