El último mes del año y el inicio del próximo son de los momentos más intensos para los restaurantes, pues implican una preparación especial y una gestión estratégica, para no sólo sacar los mayores beneficios económicos, sino también lograr que el restaurante se luzca y fidelice clientes que garanticen la prosperidad a largo plazo.

¿Qué sucede en estas fechas?

Es una época en la que nuestra sociedad en general manifiesta unas características muy convenientes para el sector de la restauración puesto que:

  • Es la temporada por excelencia de las celebraciones, con lo cual hay una disposición a realizar reuniones de forma más espontánea y natural que el resto del año. Los comensales están más abiertos a compartir comidas y cenas simplemente por el hecho de que es Navidad, se acaba en el año, comienza otro. Razones emocionales suficientes para que se produzca esa necesidad de placer que suele ser satisfecha en un restaurante. Esta predisposición sucede además a todos los niveles. Las empresas, los amigos, las familias, los compañeros de estudios, grupos de ocio, aprovechan esta época del año para celebrar ese nexo que los une.
  • También es una época en la que por lo general, hay mayor liquidez para invertir en este tipo de celebraciones. La gente destinan más dinero (por pagas extra, ahorros, bonos de empresa, etc) para comer en restaurantes.
  • Y por si fuera poco están las fechas clave (Navidad, fin de año, Reyes) donde la comida y la cena forman parte de los rituales, y cada vez más, tienden a celebrarse en negocios de restauración.

En dos encuestas realizadas por ElTenedor a usuarios españoles que buscaban restaurantes para la temporada navideña en 2014 y 2015 respectivamente, podemos ver cómo ha cambiado considerablemente de un año a otro, la intención de celebrar estas fechas clave fuera de casa:

eltenedor-gestion-restaurantes-navidad-uno

¿Qué representa esto para los restaurantes?

  • Una oportunidad excepcional para aumentar considerablemente las ventas (30%)
  • La ocasión ideal para conquistar a nuevos clientes y enamorar a los comensales regulares.

¿Qué estrategias aplicar en la gestión?

Además de las acciones básicas, como contratar suficiente personal para atender adecuadamente y redoblar los esfuerzos, también sería importante tomar en cuenta lo siguiente:

Oferta gastronómica: Según las tendencias, vuelven los menús largos, con cóctel de bienvenida, aperitivos, entrantes, primeros, segundos, postres y en algunos casos hasta barra libre de ciertas bebidas. Cada restaurante tiene su estilo y además su tipo de clientela según su ubicación, habrá aquellos que tendrán que esmerarse más en los menús para empresas, otros promover los menús para estudiantes (celebraciones de cierres de curso), o menú para turistas o familiares. En todo caso, es interesante que se destaque de la competencia creando y ofreciendo algunos platos que estén verdaderamente buenos y salgan de lo tradicional, aprovechando también la tendencia a la diversidad cultural. Como ciertos locales que han cambiado la cava tradicional del comienzo, por chupitos de tequila, por ejemplo.

Cócteles: Otra tendencia a explotar es la disposición que ahora tienen los comensales a probar y experimentar con los cócteles, más en estas fechas de celebración. Es interesante que el restaurante pueda diferenciarse ofreciendo combinaciones especiales de bebidas, que puedan hacer que los comensales recuerden el momento no sólo por la comida y la atención sino también por este toque original.

Menús digitales: Por supuesto que es imprescindible colocar los menús de Navidad y fin de año, por ejemplo, en todos los canales digitales, pero especialmente deben estar reflejados con detalle en aquellos sitios donde los comensales suelen buscar restaurantes para este tipo de fechas, como la plataforma ElTenedor.

Social Media: Preparar una campaña en redes sociales es bastante estratégico para lograr tener un lugar entre tanta competencia que ofrecerá sus servicios para las mismas fechas. La campaña podría realizarse en el canal donde esté el comensal objetivo. Si se trata de un restaurante familiar o para amigos, se podría realizar una campaña de pago en Facebook. O si el restaurante está abocado a las empresas, Twitter es la comunidad. También es ideal combinarlo con campañas de email marketing.

Otro tipo de promoción que puede funcionar en el restaurante es ofrecer tarjetas de regalo equivalentes a cenas o comidas, para que los clientes tenga esa opción como parte de sus obsequios navideños.

Ambientación: Un tema delicado en vista de que la ocasión se presta para colocar más purpurina de la que realmente se necesita. En realidad lo ideal es que la ambientación del local tenga una variación y los clientes noten que se ha “vestido” de celebración, pero sin exagerar. Es cierto que muchos clientes se sienten tentados a invertir más, en espacios que transmitan lujo, brillo y pomposidad, y esta es la fecha perfecta para ello. Con algunos cambios en la iluminación, algunos objetos decorativos colocados en puntos clave del restaurante y un vajilla especial para estas ocasiones, los clientes podrán sentir la diferencia.

Atención: La paciencia, la intuición y la rapidez para resolver cualquier tipo de situación, serán imprescindibles entre los miembros del equipo, especialmente entre el personal de sala, quienes tendrán que lidiar directamente con las exigencias de los clientes. En Navidad, es interesante reforzar por ejemplo la atención a familias y tener preparadas actividades para niños, incluso se podrían preparar obsequios para estos, como dulces especiales, juguetes sencillos, etc. Esta vez estarán todos los integrantes de la familia en el restaurante, con lo cual hay que tenerlos en cuenta.

Reservas: Es en un momento como éste donde un restaurante echará de menos tener un software que le ayude a gestionar tantísimas reservas, que de seguro vendrán de todas las partes posibles. De los canales digitales, vía telefónica, presencialmente, a través de prescriptores, etc. Así que es ideal contar con esta tecnología, que sirva de apoyo a todo el equipo para dar el mejor servicio a pesar del superávit.

En todo caso, todo estos esfuerzos, sin duda, darán su recompensa. Y más, en los tiempos actuales, donde está creciendo la tendencia generalizada de celebrar estas fiestas en los restaurantes. Una excelente noticia para el sector y una excelente oportunidad para hacer crecer no sólo las ventas sino las distintas variables del negocio. Desde ElTenedor os deseamos que pasados los días fuertes y el subidón, podáis brindar por una excelente gestión y rendimiento navideño. ¡Que así sea!